Intercambiar y combinar caramelos es algo tan placentero en el mundo real como divertido en el mundo tecnológico, o quién se atreve a decir  que no le gusta